Archivo de la etiqueta: PISO

El banco me ha “robado” un cliente…


Un formador y agente de la propiedad inmobiliaria  Miguel Villaroya protesta por la cada vez más “recurrente” patología de las sucursales bancarias de “robar” clientes a las inmobiliarias cuando éstas les piden una hipoteca para el comprador del piso y a cambio las entidades les ofrecen una vivienda embargada. Villarroya les exige que se adapten al código deontológico del mercado inmobilario

el “pataleo”, como el propio Villarroya define la denuncia hecha en “Inmodiario”, es relatado como el hecho de que había dos partes (inmobiliaria y banco) interesados en el resultado feliz de la operación, pero una vez que la segunda parte conoce al cliente desplaza de la operación al primero Villarroya protesta porque considera que él ha buscado, negociado y cerrado la operación inmobiliaria y que al llevar al cliente al banco y dar la información de identificación, la entidad no ha obrado bien ya que finalmente el cliente le comunica que va a comprar otro piso… propiedad de ese banco el agente califica el hecho de “robo” del cliente, algo cada vez más recurrente y pide a la banca que se rija por un código deontológico similar al que siguen los agentes inmobiliarios. por otro lado, denuncia que se “burle” a la agencia inmobiliario, con cuyos impuestos el estado está salvando a los bancos.

por último señala que más que un nuevo modelo productivo de la economía, lo que “realmente necesitamos es un nuevo modelo de sociedad, de moralidad, un nuevo orden en el que el poderoso no machaque al débil y no abuse de su posición de dominio y en el que la ciudadanía sea tratada de la misma forma que sus dirigentes”

publicado por: LUNDQUIST & NIELSEN

 

HIPOTECADOS HASTA LOS 77


Las entidades financieras están alargando masivamente los plazos de amortización de los créditos hipotecarios y han elevado la edad máxima que consideran apta para estar hipotecado, hasta los 77 años en el caso de Bankinter…, cerca de la esperanza de vida de los varones españoles, que según el INE es de 77,5 años. No son condiciones, sin embargo, para quien busca comprar piso, que encuentra ahora pocas facilidades en el sector financiero, sino para los que se hipotecaron en pleno boom inmobiliario y ahora tienen problemas para pagar las cuotas de sus créditos, un segmento que supone el 7,7% de los españoles según el mismo INE.

 “La banca busca fórmulas para evitar que el cliente deje de pagar porque quiere evitar a toda costa tener que quedarse el piso: eso le obliga a hacer provisiones que van directamente contra su cuenta de resultados”, señala Pedro Javaloyes, portavoz de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. Pasar un crédito de 30 años a 50 reduce la cuota mensual un 23%, lo que para una hipoteca media (de 117.000 euros, según el INE) supone un ahorro Bde 120 euros al mes. Esta fórmula, además, tiene un atractivo añadido: desde las medidas anticrisis que aprobó el Gobierno en el 2008 no tiene costes de gestión ni de inscripción registral.

Cuando alargar el plazo de amortización no es suficiente “y la situación que motiva el impago es coyuntural”, asegura Javaloyes, las entidades aceptan otras fórmulas, como carencias en el reembolso del capital (que sin embargo reducen poco la cuota si la hipoteca es reciente) o incluso en el pago de intereses. Cuando esto no basta, los bancos están aceptando otras opciones como gestionar la venta de la vivienda, “aceptando incluso una pequeña pérdida en su hipoteca pendiente”, o quedársela mediante una dación, es decir, evitando la ejecución judicial, un procedimiento largo y caro (con costes de abogados, procuradores, etcétera). Según Javaloyes, si el valor actual de la vivienda supera el de mercado, los bancos pueden aceptar que la dación salde la deuda. En caso contrario, aceptan la dación si el cliente reconoce el remanente de deuda pendiente, a veces sin exigir su pago inmediato, mientras que en otros casos le exigen asumir un crédito blando, a bajos tipos, con carencia inicial y vencimiento a largo plazo, para que pueda saldar su deuda cuando mejore su situación.

Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua, lamenta que en España no se considere saldada la deuda con la adjudicación de la vivienda por el banco, como sucede en Estados Unidos. “Este es el problema más grave: quedarse sin piso y con una enorme deuda. Con la desesperación por evitar perder el piso, además, la gente no mira las consecuencias de lo que firma: por ejemplo, tras las carencias de intereses, muchas veces se paga una cuota más alta para compensar”. También alargar la hipoteca sale muy caro: 20 años más, por ejemplo, pueden aumentar un 50% la cantidad pagada finalmente por la vivienda.

Mientras las entidades muestran una flexibilidad impensable hace pocos años con los hipotecados que no pueden pagar las cuotas, son en cambio muy rigurosas a la hora de dar hipotecas nuevas para comprar un piso. Aquí, paradójicamente, ha bajado el plazo máximo que ofrecen a los solicitantes, de forma que ahora se contratan de media a 27 años. Gustavo Reguero, de Tecnocasa, asegura que “también financian un menor porcentaje del valor de tasación, de alrededor del 75%, y exigen que la cuota se lleve menos del 40% de los ingresos del solicitante. Además no miden ese esfuerzo al tipo de interés actual, históricamente muy bajo, sino al 5%, anticipando que los tipos seguramente van a ir al alza”.

publicado por: VILLAS Y CASAS