Archivo de la etiqueta: INTERESES

¿En qué consistirá la nueva reforma hipotecaria?


Artículo ofrecido por Bankimia , 07/02/2013

El Gobierno ha anunciado ya cuáles son los cambios que el Partido Popular propondrá, para reforzar la protección de los deudores hipotecarios, durante el plazo de enmiendas parciales para el Proyecto de Ley de Medidas Urgentes.

 11111111
Hay voces que apuntan que estas medidas propuestas provocarían un impacto negativa en el mercado hipotecario.

El anuncio realizado por el Ministro de Economía Luis de Guindos es sólo un punto de partida con el que se busca un acuerdo mayoritario con el resto de fuerzas del arco parlamentario. Acuerdo al que está previsto llegar a mediados de este mes de febrero.

Principales novedades que propone el Ejecutivo

Lo cierto es que el Gobierno propone una reforma sustancial de la actual Ley Hipotecaria. Entre las principales medidas que afectarían a los actuales préstamos hipotecarios destacan las siguientes:

1.Límite en el  plazo de amortización: Se limitará el plazo de amortización de un préstamo hipotecario a 30 años. Éste no podrá exceder la edad legal de jubilación del deudor (65 años). Cabe destacar que, según un estudio realizado por el comparador Bankimia que analiza las solicitudes de préstamos hipotecarios en 2012, el plazo de endeudamiento aumentó desde enero de 2012 hasta diciembre del mismo año de 30 a 33 años y medio.

2.Límites para los intereses de demora: No podrán superar 3 veces el interés legal del dinero. En la actualidad, algunas entidades aplican intereses de demora superiores al 20%. Además, se reducirá de 5 a 3 años el plazo máximo en el que deberán pagar estos intereses.

3.Mejora del Código de Buenas Prácticas Bancarias: el Gobierno perfeccionará el código para que más personas puedan beneficiarse de sus ventajas, entre ellas la dación en pago. Entre los principales cambios destacan la ampliación del umbral de ingresos para poder acogerse al Código de 16.000 euros a 19.000 euros y la eliminación de la obligatoriedad de que todos los miembros del núcleo familiar estén en el paro.

4.Posibilidad de alquiler en caso de desahucio: Si se produce el lanzamiento de una vivienda, es decir, si se alcanza el punto del desalojo, el banco deberá permitir por 3 años al deudor el alquiler de su antigua vivienda.

5.Más poder para los magistrados: Los jueces tendrán potestad para reducir las deudas que les queden pendientes a las familias desahuciadas si el banco obtiene una plusvalía al vender la vivienda.

6.Independencia para las sociedades de tasación: se limitará la presencia de los bancos en el accionariado de éstas, reduciendo el límite del 25% al 10%.

7.Menos requisitos en la subasta: Se propondrá facilitar el acceso de los postores a las subastas rebajando los requisitos, como el aval necesario para pujar (caerá del 20 al 5% del valor de tasación). Se ampliará además el plazo para que el adjudicatario encuentre financiación (de 20 a 40 días) y se impedirá que el precio de subasta sea inferior al 75% del precio de tasación en escritura.

8.Plazo de ejecución: No se podrá iniciar el procedimiento de ejecución hipotecaria hasta que no se hayan producido 3 impagos.

¿Qué repercusiones tendrían estas medidas?

Ya hay voces que apuntan que estas medidas propuestas por el Partido Popular provocarían un impacto no del todo positivo en el mercado hipotecario. Entre quienes critican estas propuestas se encuentra la agencia de calificación de riesgos Moody’s, quien ha asegurado que estos cambios restan garantías a los inversores en productos de deuda bancaria respaldados por estos préstamos hipotecarios. Moody’s considera, también, que las modificaciones anunciadas por de Guindos “reducen la voluntad de pagar de los prestatarios”.

Por otra parte, además, estas medidas podrían incidir en el precio de las viviendas ya que supondrán -dicen los expertos- una presión a la baja de los mismos, como consecuencia de reducir el plazo de amortización de los préstamos.

publicado por HM PROMOCIONES

las promotoras estudian demandar a los bancos por no conceder hipotecas


las compañías inmobiliarias también están indignadas y hartas de los bancos y el cierre de sus grifos. por ello, el grupo de grandes inmobiliarias g14 sopesa recurrir a los tribunales para demandar a la banca por “abuso de posición dominante”. su protesta es que sólo dan hipotecas para sus pisos y las niegan prácticamente a todo el que quiera comprar un piso de la competencia (en este caso, promotoras, particulares…)

según publica abc, el enfado crece en el grupo de grandes compañías inmobiliarias, que no paran de negociar segundas y terceras rondas de financiación con la banca, que después niega a los compradores hipotecas para sus casas. por ello, el grupo al que pertenecen entre otros en Félix Abánades, presidente de Quabit, Rafael Santamaría (reyal urbis), Carlos Cutillas (inmobiliaria chamartín), Xabier Solano (grupo restaura) estudian ir más allá recurriendo a los tribunales

y es que muchas compañías se arrepiente de no presentar el concurso de acreedores e intentar seguir adelante mediante refinanciaciones de sus deudas. en este sentido, fernando martín, presidente de martinsa fadesa, parece la referencia una vez que ha conseguido salir al otro lado de la suspensión de pagos de martinsa fadesa con un convenio mucho más favorable para los intereses de la empresa que las condiciones leonínas que están imponiendo la banca a los que piden refinanciar su deuda para no caer en la suspensión de pagos

fuente: idealista.com

artículo visto en abc

publicado por: Astur Mar.

HIPOTECADOS HASTA LOS 77


Las entidades financieras están alargando masivamente los plazos de amortización de los créditos hipotecarios y han elevado la edad máxima que consideran apta para estar hipotecado, hasta los 77 años en el caso de Bankinter…, cerca de la esperanza de vida de los varones españoles, que según el INE es de 77,5 años. No son condiciones, sin embargo, para quien busca comprar piso, que encuentra ahora pocas facilidades en el sector financiero, sino para los que se hipotecaron en pleno boom inmobiliario y ahora tienen problemas para pagar las cuotas de sus créditos, un segmento que supone el 7,7% de los españoles según el mismo INE.

 “La banca busca fórmulas para evitar que el cliente deje de pagar porque quiere evitar a toda costa tener que quedarse el piso: eso le obliga a hacer provisiones que van directamente contra su cuenta de resultados”, señala Pedro Javaloyes, portavoz de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. Pasar un crédito de 30 años a 50 reduce la cuota mensual un 23%, lo que para una hipoteca media (de 117.000 euros, según el INE) supone un ahorro Bde 120 euros al mes. Esta fórmula, además, tiene un atractivo añadido: desde las medidas anticrisis que aprobó el Gobierno en el 2008 no tiene costes de gestión ni de inscripción registral.

Cuando alargar el plazo de amortización no es suficiente “y la situación que motiva el impago es coyuntural”, asegura Javaloyes, las entidades aceptan otras fórmulas, como carencias en el reembolso del capital (que sin embargo reducen poco la cuota si la hipoteca es reciente) o incluso en el pago de intereses. Cuando esto no basta, los bancos están aceptando otras opciones como gestionar la venta de la vivienda, “aceptando incluso una pequeña pérdida en su hipoteca pendiente”, o quedársela mediante una dación, es decir, evitando la ejecución judicial, un procedimiento largo y caro (con costes de abogados, procuradores, etcétera). Según Javaloyes, si el valor actual de la vivienda supera el de mercado, los bancos pueden aceptar que la dación salde la deuda. En caso contrario, aceptan la dación si el cliente reconoce el remanente de deuda pendiente, a veces sin exigir su pago inmediato, mientras que en otros casos le exigen asumir un crédito blando, a bajos tipos, con carencia inicial y vencimiento a largo plazo, para que pueda saldar su deuda cuando mejore su situación.

Rubén Sánchez, portavoz de la organización de consumidores Facua, lamenta que en España no se considere saldada la deuda con la adjudicación de la vivienda por el banco, como sucede en Estados Unidos. “Este es el problema más grave: quedarse sin piso y con una enorme deuda. Con la desesperación por evitar perder el piso, además, la gente no mira las consecuencias de lo que firma: por ejemplo, tras las carencias de intereses, muchas veces se paga una cuota más alta para compensar”. También alargar la hipoteca sale muy caro: 20 años más, por ejemplo, pueden aumentar un 50% la cantidad pagada finalmente por la vivienda.

Mientras las entidades muestran una flexibilidad impensable hace pocos años con los hipotecados que no pueden pagar las cuotas, son en cambio muy rigurosas a la hora de dar hipotecas nuevas para comprar un piso. Aquí, paradójicamente, ha bajado el plazo máximo que ofrecen a los solicitantes, de forma que ahora se contratan de media a 27 años. Gustavo Reguero, de Tecnocasa, asegura que “también financian un menor porcentaje del valor de tasación, de alrededor del 75%, y exigen que la cuota se lleve menos del 40% de los ingresos del solicitante. Además no miden ese esfuerzo al tipo de interés actual, históricamente muy bajo, sino al 5%, anticipando que los tipos seguramente van a ir al alza”.

publicado por: VILLAS Y CASAS