Archivo de la categoría: BANCA

Activos inmobiliarios: ¿qué bancos van a pedir más dinero público?


Redacción fotocasa.es , 18/05/2012

Desde que Rajoy dijo aquello de “cada viernes, reformas; y el que viene, también”, el último día que da incio al fin de semana se ha convertido en la jornada noticiable por excelencia. En este sentido, el pasado viernes 11, Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, anunció que el Gobierno, mediante el Real Decreto-ley 18/2012, va a elevar los requisitos de provisiones para la banca española, que tendrán que aportar de sus cuentas de resultados otros 30.000 millones de euros antes de finalizar el año para cubrir los activos del “ladrillo”.


De este modo, el Real Decreto-ley 18/2012 establece requerimientos de cobertura de 30.000 millones de euros establecidas por el Gobierno para cubrir eventuales pérdidas en los créditos sanos al ladrillo.

Según la agencia de calificación Fitch, La banca española necesitará dinero público para cumplir con las nuevas exigencias de provisiones para el crédito sano al ‘ladrillo’ contenidas en el último decreto de reforma financiera.

Fitch especifica que el Estado no asumirá todo el impacto de los nuevos requerimientos de provisión e incide en que grandes bancos como Santander y BBVA no necesitarán respaldo de dinero público gracias, principalmente, a su diversificación geográfica.

Además, según se reconoce en la memoria económica que acompaña al decreto ley sobre Saneamiento y Venta de los Activos Inmobiliarios del Sector Financiero, “las nuevas previsiones suponen que en un escenario muy pesimista, en el que el 75% de las exposiciones de riesgo normal se convirtiesen en dudosas o subestándar, la tasa final de cobertura del stock de activos problemáticos sería del 50%”.

¿Qué bancos necesitarán ayudas públicas para hacer frente a la nueva reforma financiera?

-Bankia encabeza el volumen de provisiones a acometer, con un total de 4.722 millones de euros. El banco recientemente nacionalizado pedirá más ayuda pública para hacer frente a las nuevas exigencias de provisiones.

-Caixabank se coloca en el segundo puesto con 3.389 millones a provisionar, importe que incluye el esfuerzo de Banca Cívica. CaixaBank ha destacado que su negocio recurrente y la capacidad de generar plusvalías le permitirán absorber el impacto de los nuevos requerimientos de provisiones, y, dado que las estimaciones de ajustes por 3.400 millones por absorber Banca Cívica exceden los 1.287 millones adicionales, prevé cumplir el nuevo decreto sin “un impacto significativo adicional ni en patrimonio ni en solvencia”.

-El Santander provisionará 2.700 millones. El banco que preside Emilio Botín no tiene previsto pedir más ayudas públicas. Banco Santander ha detallado que en diciembre de 2011 cerró la venta de su filial en Colombia, cuyas plusvalías le permitirán realizar dotaciones de 900 millones de euros. Con este dinero y con cargo a resultados prevé hacer frente a las nuevas provisiones exigidas.

-Banco Popular tendrá que provisionar 2.314 millones, que incluyen al recientemente adquirido Banco Pastor. Según un comunicado del banco, estos saneamientos podrán ser absorbidos por las reservas disponibles y por la propia generación de recursos del grupo sin necesidad de ayudas públicas.

-BBVA ha cifrado en 1.848 millones de euros el impacto que deberá afrontar tras el segundo decreto de saneamiento financiero. Dicho impacto se reflejará en los estados financieros del grupo a 31 de diciembre de 2012 y se absorberá “gracias a la recurrencia, diversificación y resistencia de sus resultado” según un comunicado entidad, que ha subrayado que las nuevas exigencias no tendrán impacto en el capital económico. Así, BBVA no tiene previsto pedir más ayudas públicas.

-Novagalicia Banco calcula que deberá provisionar una cantidad que asciende a 1.109 millones de euros. Para este fin, previsiblemente NGB necesitará más ayudas públicas. De hecho, los sindicatos de Novagalicia Banco han puesto en duda que la entidad pueda cumplir con las provisiones que exige el nuevo decreto con sus beneficios y recursos propios, como ha manifestado la entidad.

-Catalunya Banc ha cifrado en unos 995 millones de euros netos el importe de las provisiones genéricas adicionales que tendrá que efectuar para cumplir con la nueva reforma financiera del Gobierno. Con este objetivo, Catalunya Banc contempla “la concesión de apoyos financieros a la operación”, lo que se traduce en más ayudas públicas.

-Las provisiones estimadas conjuntamente por Unicaja Banco y Banco Ceiss ascienden a 888 millones de euros. Unicaja Banco ha indicado que estas dotaciones quedarían cubiertas dentro del Plan de Integración entre ambas entidades aprobado por el Banco de España quedando el coeficiente de capital principal de la entidad integrada por encima del 10%. Unicaja confía en cubrir las provisiones con la línea de hasta 1.025 millones de dinero público que le autorizó el Gobierno.

-Banco Mare Nostrum (BMN), grupo que lidera Caja Murcia, ha cifrado en 640 millones de euros el impacto de las provisiones para cumplir el decreto del Gobierno sobre saneamiento y venta de los activos inmobiliario. BMN ha reconocido abiertamente en un comunicado que podría necesitar ayudas del Estado para poder cumplir con los requerimientos de la reforma. BMN ya recibió en 2010 el apoyo del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), mediante un préstamo de 915 millones.

-Kutxabank ha comunicado que necesita dotar 616 millones para cumplir con el Real Decreto Ley 18/2012 Kutxabank considera que puede asumir los nuevos requerimientos de provisiones «sin incurrir en pérdidas, ni solicitar ayudas públicas», gracias a su “sólida posición financiera de partida, con un capital a principios de año del 11%”, además de un colchón ya disponible en provisiones genéricas y su capacidad de generación de resultados.

-Liberbank deberá afrontar provisiones por importe de 709 millones. La entidad integrada por Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria recalcó que está estudiando las medidas y acciones para presentar hasta el 11 de junio al Banco de España con el fin de cumplir con los requerimientos fijados, aunque hay voces que aventuran que necesitará ayudas públicas.

-Banco Sabadell afronta provisiones por un total de 412 millones de euros antes de impuestos. Banco Sabadell ha explicado que el importe se absorberá contra los resultados de 2012 y que la previsión de beneficio neto después del ajuste “sigue siendo positiva”, por lo que descarta las ayudas públicas.

-Bankinter ha estimado en unos 136 millones de euros antes de impuestos el importe necesario de nuevas provisiones para dar cumplimiento a los requerimientos del nuevo. Siendo como es la entidad con más baja exposición inmobiliaria por lo que se prevé que pueda hacerlas frente sin problemas significativos y no necesite ayudas.

publicado por: Astur Mar

En breve llegará un segundo tsunami inmobiliario a la banca


las empresas con respiración asistida en los últimos años pueden caer próximamente

articulo escrito por josé parra-moreno, director general de grupo main

La banca española espera una nueva llegada masiva de inmuebles provenientes de ejecuciones o daciones en pago de empresas inmobiliarias y constructoras durante el segundo semestre de 2011 y el primero de 2012 . Cabe preguntarse ¿por qué esta avalancha ahora y no antes? ¿Por qué una llegada brusca como un nuevo “tsunami” y no un goteo paulatino?

Para contestar a esa pregunta es preciso que nos remontemos a 2009, cuando muchas empresas inmobiliarias, promotoras y constructoras, estaban próximas a la suspensión de pagos, o usando la actual terminología, al Concurso de Acreedores. por aquel entonces, entre 2008 y 2009, los bancos se enfrentaron en muchas ocasiones a la difícil disyuntiva de refinanciar o no a promotoras y constructoras en dificultades

sabían que en caso de no refinanciar estas empresas entrarían irremisiblemente en “Concurso de acreedores” y la banca se quedaría como un acreedor más, pero en el caso de refinanciarlas y tutelar su administración con sus dueños podían intentar reflotarlas o hacerlas viables

La banca se decidió por esta última opción, la refinanciación, por varias razones:

1) al refinanciar podía ampliar las garantías reales existentes y los créditos concedidos, aumentando sus garantías con cargas hipotecarias genéricas y con garantías personales (pólizas de crédito, leasing, préstamos, etc) sobre la totalidad de los bienes de la empresa, no solo de los que tenía hipotecados previamente con lo que se protegía más. Podemos decir que la banca amplió su paraguas

2) si refinanciaba podía esperar a que mejorara la situación en general de la economía y del país y no sería necesario que ejecutara las garantías

3) en muchos casos era preferible la refinanciación que las provisiones de las pérdidas por fallidos

hay que destacar, que normalmente esta refinanciación, sobre todo para las grandes empresas, se hizo por un “pool” o grupo de bancos

Ahora bien la ley concursal 22/2003 de 9 de Julio establece que son rescindibles los actos que pudieran considerarse perjudiciales para la masa de acreedores, realizados por el deudor (la empresa) dentro de los dos años anteriores a la declaración del concurso. esto quiere decir que si alguna de las empresas refinanciadas entra en Concurso de Acreedores en los dos años siguientes a la refinanciación, la ley permitiría “echar atrás” las garantías adicionales que la banca había conseguido porque podrían considerarse perjudiciales para el resto de los acreedores al disminuir los bienes embargables y las posibilidades reales de cobro. en resumen, que la acción de la banca para cubrise sus espaldas podría haber sido perjudicial para el resto de acreedores y “echada atrás” por la ley

en consecuencia, desde el momento de la refinanciación, multitud de empresas han estado con “respiración asistida” y con sus pagos controlados por los bancos tratando de evitar que se declarara el Concurso de Acreedores, porque llegado el Concurso, las garantías adicionales obtenidas podían desaparecer al no haber transcurrido los dos años que marca la ley

actualmente, esos dos años ya han pasado y es muy posible que, ante el incierto futuro de muchas de esas empresas constructoras y promotoras, la banca opte por no seguir refinanciando y encuentre menos gravoso ejecutar las garantías hipotecarias como mal menor, una vez que se encuentran a salvo las garantías adicionales que obtuvieron en el pasado

estas circunstancias parecen hacer previsible desgraciadamente que en los próximos meses un buen número de promotoras pierdan sus activos al ser insostenible la situación económica actual.

publicado por: HM PROMOCIONES