El asesoramiento profesional ante el stock de viviendas


La competencia de los bancos aconseja un asesoramiento profesional a los vendedores particulares que siguen atrapados con su vivienda

Ahora que los particulares compiten, fundamentalmente, con unos profesionales ansiosos por vender y con la posibilidad de financiar las operaciones, es decir, los bancos y sus sociedades inmobiliarias –según el Banco de España acumulan 175.000 millones de euros en riesgo del sector–, puede ser conveniente acudir a los servicios de quienes también se dedican de manera profesional a comercializar inmuebles, es decir, las agencias inmobiliarias.

Las de barrio se conocen al milímetro el mercado potencial de cada vivienda y, lo que es más importante, los precios a los que se cierran las operaciones y aquéllos a los que es imposible vender el inmueble. Por eso, en lo primero que pueden echar una mano al vendedor ansioso de colocar una vivienda es a poner el precio más apropiado, al que de verdad se puede vender la casa.

La misión de la agencia inmobiliaria será la de que los particulares se den un buen baño de realidad y rebajen sus expectativas hasta el nivel en el que está el mercado, es decir, muy bajo. Por dos razones, según comenta Raymond Torto, economista jefe de CB Richard Ellis: por un lado, el inversor en vivienda ha desaparecido y así continuará durante unos años; y, por otro, porque cada vez más gente considera que el alquiler es una alternativa cada vez más competitiva. De ahí que no sorprenda la estadística que acaba de publicar idealista.com, según la que la vivienda usada volvió a caer con fuerza en octubre, con un descenso del 1,8 por ciento respecto al mes anterior, de lo que supone un descenso anualizado del 20 por ciento.
Agresividad sospechosa

Pero, precisamente por la agresividad que puedan mostrar en los precios, la flexibilidad que le pidan al propietario para aceptar ofertas de posibles compradores, pueden suscitar sospechas en los compradores: ¿No estarán poniendo un precio demasiado bajo? ¿No estaré perdiendo dinero dejándolo en manos de una agencia? ¿No podría conseguir yo un mejor precio y, encima, sin tener que pagar un porcentaje a la agencia? Son preguntas que pueden asaltar a los vendedores. Las agencias inmobiliarias están ansiosas por vender casas. De ello dependen sus beneficios, que han estado muy presionados en los últimos tiempos.
Pongamos el ejemplo de una de las redes de agencias inmobilarias más extendidas en toda España: Tecnocasa. En el año 2006, ganó 14,5 millones de euros. En el año 2008, perdió más de 2,4 millones. Y sólo en 2010 ha vuelto a beneficios, con 1,03 millones de euros. Su ansia por cerrar operaciones le pueden llevar a malvender su vivienda, pero también hay analistas que dicen que, hoy en día, sacar rentabilidad con el mercado inmobiliario se hace imposible con la que está cayendo, con los canales de financiación de los bancos cerrados, según el diagnóstico del Banco de España en el último informe de estabilidad financiera, con un paro galopante y una incertidumbre creciente por los problemas europeos.

En todo caso, si tiene esa sospecha, como dice el analista independiente José Barta, no desprecie a los agentes de la propiedad, al menos, como fuente de información: ¿Cuánto tiempo tienen los carteles? ¿A qué precio? ¿Anuncian rebajas que están haciendo respecto al primer precio de venta? Y no está de más entrar en las oficinas para preguntar a los comerciales sobre si venden, o no, a qué precio, si hay demanda o si ese barrio en concreto está muerto. Una información valiosísima que debe complementar con la procedente de otras fuentes de su barrio.

Con todo, también hay analistas, como Gonzalo Bernardos, que ha detectado que las agencias inmobiliarias siguen pidiendo precios desorbitados. «Parece que todavía estuviéramos en el año 2007 viendo sus ofertas», asegura. Por lo tanto, a su juicio, seguiría sin ser una buena idea solicitar los servicios de una agencia.

Aunque no debe olvidar que los agentes inmobiliarios no sólo le pueden ayudar a poner un buen precio. También le pueden dar consejos sobre cómo comercializar su vivienda con más éxito. Son vendedores. Aunque también hay algunos expertos que consideran que muchos de ellos se han formado en los tiempos de bonanza, donde las viviendas se vendían solas.

Si compra, ¿le conviene una agencia?

Como venimos insistiendo desde hace ya mucho tiempo, quien quiera comprar una vivienda, debe comparar la oferta que se presenta desde todos los frentes. Aunque quizás éste no es un mal momento para comprar, siempre que sea una vivienda de calidad, barata y para vivir en ella –y una agencia inmobiliaria puede ser un buen lugar para encontrarla–, Raymond Torto considera que, como inversión, sigue siendo un error. «Es posible que la demanda de vivienda en alquiler continúe aumentando en el futuro, pero con tantísima oferta que van a tener para elegir, lo más seguro es que los alquileres continúen bajando», explica el economista jefe de CB Richard Ellis.

Más información en Finanzas.com

publicado por: CASABELLA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s